miércoles, noviembre 12

cínica

Lo que sí que me parece una puta mierda es que solo sea capaz de escribir cuando estoy destrozada.
Y permitidme la cantidad de malas palabras que uso a veces, permitidme mandar todo a tomar por culo.
¿Quién fue el primero que descubrió esta putada? Aquel que tuvo suerte y la vida le sonrió pero dejó de lado todo aquello que le hacía ser quien era: sus palabras.

Llevo meses sin escribir porque no me creo nada, porque lo habéis jodido, era precioso y con tanta tontería adolescente se ha convertido en postureo y mierda.
Los juegos de palabras ya no me parecen ingeniosos, lo original es tan corriente que aburre. Y los que de verdad disfrutabamos con esto ¿Qué coño hacemos ahora?
Con lo bonito que era sentirse una ruina y escribir toda la paranoia mental que se nos pasaba por la cabeza. Era complicado pero puro. Nadie lo había intoxicado con retwits y likes.
Ahora si escribes:  bienvenido al club. La mitad de los que te lean será por moda y no porque valgas.
Los blogs eran íntimos, cuidados y se han convertido en otra razón más para el fangirleo. Qué pena.
¿Qué por que no he escrito desde entonces? Fácil, he conseguido ser feliz. No quiero fumarme distancias ni ser ni la reina ni la ruina de nadie. No quiero saber si follas o fallas o lees a Bukowski con tu depresión de posser.
Es que me la suda toda esa porquería.
Prefiero ser cínica que entrar en un juego de consumismo y explotación de algo tan bonito como la literatura.

Y lo siento si no se esperaba esto de mí, tenía que soltarlo.

"SOBREVIVO ENTRE MÚSICA Y CREMA"

2 comentarios:

  1. Creo que no puedo estar más de acuerdo con una persona.
    Al grano y genial.

    ResponderEliminar