martes, diciembre 18

enredada en tus oidos.

Me enredo en tus deseos a las 2:34 de la madrugada. 
De tres a siete y media te dejo dormir. Vuelvo a la carga a las 8:09 . Te deseo buenos días con besos en la espalda. Llegas tarde y me quito de en medio para que puedas coger el autobús a tiempo. No dura mucho tu descanso. A las 9:26 me meto de lleno en tu cabeza que repasa con cierta picardía las ganas de anoche. 

Te centras en la clase. Cuando sales, te lías uno, te lo fumas.
14:50 Hola guapo, ¿me das un beso? Queda poco para verte. Entre viajes y postres te acercas a mi oreja. 16:16, cada día estás más guapa. Me tiro en la cama y me olvido del mundo hasta las 21:02. ¡Mierda qué hora es! Te busco. Amor, qué tal tu día. 
No tienes saldo.
No tengo batería.

23:40. Pequeña me voy a dormir.
Las doce. No dejes de buscarme. Ahora estoy aquí pero no se que pasará dentro de un minuto. Romperemos el concepto tiempo. Quizás se rompa el reloj. Sé que acabaré desapareciendo. 2:34

Carpe diem.

domingo, noviembre 18

Poésie dans le ciel

Prometimos querernos largos días y cortas noches,
Poesía que yo te recitaba, loca, enamorada, firme,
Cada amanecer eterno eran segundos imposibles,
imposible amarte más fuerte, imposible mentirme.


Canciones de cuna en horas tontas, desordenadas
Oleadas de dulces caricias y besos alborotados
Alborotado mi pelo después de tus visitas,
Loca de amor por eso que siempre me dabas.
Nadie descubrió como deseaba tus sonrisas
Yo era furia y pasión, y besos robados.

martes, octubre 30

Alimentarme solo de los besos de tu boca.

Qué tesoro es tu sonrisa.
Una brisa de verano. Las amapolas, rojas como esos labios. Suave nieve, frío terciopelo. En tu boca están mis mayores sueños, mis aspiraciones, que suenan al compás de tus inspiraciones; y tus suspiros de noche cuidan de mi pasión, tan ardiente. El corazón que te regalo, se aloja en esa lengua tuya, tan juguetona, y sale entonces disparado de mi pecho. Magia, la que consigues con tus besos. Furia, la que al morder empleas, y me derrites en placer. Marcas tus ansias por toda mi piel, con esos dientes. Doloroso pero insaciable. Hielo y llameante fuego. La piel se me eriza. Y al tiempo, me regalas tu tesoro. Después solo oigo un "Esta noche eres solo mía" y dejo que me envuelvas en el licor que es tu saliva.

viernes, octubre 12

Por los genios que se van.

Por saber que nos cuidan, que quizás ahora desde arriba dos tocayos, charlan de sus hazañas.

¡Cuánta sabiduría desparramada por la habitación! Cuánta magia y cuántas historias. Cuántas personas hoy te recuerdan, por todo aquello que has hecho, por todo aquello que no llegamos a decirte.
Qué genio. Qué valiente. 

¿Qué más añadir? Cualquiera que te haya conocido sabe que nunca podrá olvidarte. Que no hay nadie que se asemeje a como tu eras. Que tus palabras no se las lleva el viento. Que perdurarás siempre porque siempre estarás en el corazón de alguien. 

Los afortunados que disfrutaron de tus historias, de tus maneras, hoy nos unimos todos, para despedirnos, de un genio, quizás incomprendido, quizás demasiado sabio, que cambió nuestras vidas, entregándonos la suya hasta el último momento.
Mayores y pequeños. De una hora o de diez años. Estuviste con nosotros dándolo todo de tí.
Qué maravilla de persona. Qué grande.

Gracias te damos, minúsculos como somos, de todo lo que conseguiste y conseguirás en nosotros. 
Más que un profesor.

"La Pacífica"

domingo, septiembre 30

Una nueva cita con mi musa.

Tranquila, serena. Con una pizca de locura en los ojos. Ese brillo que los hace diferentes. Que te invita a mirarlos, a sentirlos. Ese destello que solo dura un segundo, y grita 'Mírame, soy más de lo que crees'. 

También te fijas en su cuerpo, en los lunares de su espalda, en sus uñas y en su ombligo. En las ganas que tiene de ser tratado con delicadeza. Esa piel de porcelana que si la fuerzas se rompe, se desgarra. A juego con su corazón. Guardado en fino cristal; frío, puro.

No tiene la mejor sonrisa. Pero la forma de sus labios cuando se queda en silencio, cuando se distrae con el viento, cuando sueña despierta... te vuelve loco. Loco por acariciarle la tripa y besar ese cuello de muñeca. Loco como nunca antes habías enloquecido. 

Alterado, emocionado. Cegado por las ganas de tenerla. Por beber de esa boca roja. Con los ojos entornados, color Cocacola, miras como ella se desenvuelve entre la gente. Como si no caminase sobre el mismo suelo que los demás, se apartan a su paso; pues muchos otros la han visto, han olido su aroma, han rozado lo dorado de su pelo. 
Quizás algún valiente afortunado, o algún canalla, hayan besado sus labios. Quizás incluso, hayan llegado más lejos.

Te revuelves el pelo para quitarte esa idea de la cabeza. 
Ella va a ser tuya. 

jueves, septiembre 27

Casi se puede oír su voz...

Y es que yo soy de las que no pueden dormir si hace frío. Que no aguanto el vacío en el pecho cuando algo bueno se acaba. Que a veces mezclo dulce con salado. Que nunca lloro cuando debo.

Pero bueno ¿Y qué? ¿Que más dá si soy desordenada, sarcástica o complicada? 
Puedo ser muchas más cosas. Cosas que te esperas. O que no..

Como las mañanas que la lluvia se hace con la calle y no te deja pasar. Como los besos que te roban. Como  miles de personas en la Puerta del Sol.
¿Quién va a detenerme?
Somos lo que somos, sin reglas, sin normas. Solo la cabeza bien alta, la mente abierta y el corazón enorme.

Tan grande el corazón que no me cabe. Tan fuerte, tan fiero.

Llámame loca. No te equivocarías. Pero tampoco entenderías el por qué.
Y porque no voy a rendirme ante nada, y porque no voy a dejar que me dañen... Soy de esas que no pueden dormir si hace frío.

martes, septiembre 4

Ganas de sol en tu Febrero

Hoy he mirado a la luna, toda ella redonda y serena. Blanca, como mi piel con su luz. Suave luz que nos baña por las noches, que nos canta nanas, que nos hace estremecer. Me abraza desde la ventana, me habla, me tiene mimada. Las noches son largas cuando esta reina pálida no está. Me encierro bajo las sábanas de una cama tal vez demasiado vacía, o quizás llena, donde solo me refugio yo. Donde el tiempo pasa a ratos, se hace el interesante, me acaricia y se duerme. Y es que juega conmigo si la luna está llena. Y si no... solo me cuida, me mece, me da razones para dormir más y soñar menos.
Como una bofetada en la mejilla, el aire de un verano otoñal, me mantiene con los pies en el suelo. Fría y calculadora, a veces incluso cruel. No me hace feliz ver que otro año se me escapa, por eso no sonrío. No sería una sonrisa merecida.
Todo revolotea por mi mente como algo abstracto, difícil, calculado. Me da miedo que todo aquello que califico como "basura sentimental" tenga algún sentido. No estoy preparada para dejar de ser inocente y loca. Necesito que el reloj tenga remordimientos y vaya más lento; que me deje disfrutar un poco más de las piscinas, de las chuches, de los dibujos animados... Ya que todas esas cosas me las arrebató cuando tenía que haberlas vivido.
Claro que duele.
Y claro que yo estoy aquí, y soy quién soy gracias a las dificultades.
¿Que si me arrepiento de algo? Puede que de llorar por personas que no lo merecían, por ser tan sensible, por no entender las cosas de mayores, o tal vez de entenderlas más de la cuenta.
Soy fuerte. Soy luna en un mar de estrellas. Soy por ella.



sábado, agosto 25

Qué putada

Confesad ser adictas a ese tipo de personas. Adicciones tales como besos que roban el aliento, miradas penetrantes o pieles color canela. Somos unas malditas kamikaces, locamente enamoradas del placer, del sentir, del probar... Y es que solemos sentirnos atraídas por el fuego, las cazadoras de cuero o el peligro. Porque claro ¿Quién nos va a negar que esa adrenalina es irrepetible? Puro vicio, en formatos pequeños e interesantes, para cautivarnos más fuerte y antes. Ganan puntos, juegan, muerden, tienen ese algo que nadie más tiene. Sexo entre estas lineas, pasión. Esos elegantes personajes son fuegos artificiales en camas ajenas. La noche les acompaña, les da ese toque felino que les da ventaja. Nadie dirá que no a un ardiente tigre. Pero los gatos también necesitan amor. Cautivadora palabrota que soleis utilizar como algo común pero es única en su especie. Estas personas adictivas, que derrochan majestuosidad, que brillan, que embelesan, también están a punto de enamorarse. Y qué putada enamorarse siendo un gato, en este mundo de perros.

miércoles, mayo 23

human experiments.

No somos más que experimentos de otras personas. Conejillos de indias. Nos analizan, nos prueban, intentan que mejoremos, intentan que aprendamos, que sepamos que es bueno y que es malo, nos meten estúpidas ideas en la cabeza, tales como que somos especiales, mejores, diferentes, ideas que nos hacen más fuertes, más felices  pero a la vez vulnerables. Somos el experimento de nuestros padres, de nuestros profesores, y hasta de las personas que queremos. No existe nada perfecto, pero el amor experimenta con nosotros la idea de perfección  haciéndonos creer en una cosa irreal, abstracta y rápidamente cambiante. Tu mente intentará luchar contra esto; con suerte, te enamorarás de alguien sincero, agradable, que te quiera como a nadie, un ser casi perfecto, o así lo creerás. Pero si no es así, si la persona que te roba el corazón es un jugador nato, te mantendrá a su lado como un interesante experimento al que examinar, observar y poner a prueba, con el fin de descubrir si es capaz o no de amarte. Si merece la pena volver a exponerse al riesgo de sufrir. Así que, amigo experimento, aprende a jugar. Y gana.

martes, mayo 22

Demasiado real para tu mundo perfecto,


 "Lo único que te pasa es que te acojona que haya alguien ahí fuera dispuesto a ayudarte, a quererte, sí. Y te da miedo que de repente descubran que en realidad eres alguien a quién no merece la pena querer..." FoQ
-No eres lo que necesito.
-No , es cierto, soy más de lo que buscabas.

¡Ridículos! La vida os parece bella ¿eh? ¡Da igual, uno de los dos se rajará!

"-Has vuelto… -No, solo estoy de paso… -¿Y ahora que haces? -Me voy -¿Cómo que te vas? -Me voy. Es mejor así. -Pero nuestras cosas, nuestras fotos… -Te las dejo. -No, me refería a cómo es que no te importan -Me importan ¿Por qué dices que no me importan…
-Porque te vas. " 
Federico Moccia