domingo, julio 3

No eres ellas.

Nadie va a venir a buscarte en alfombra voladora con un monito en el hombro para mostrarte un nuevo amanecer. Nadie va a sacarte a bailar en un baile de palacio con unos zapatitos de cristal. Nadie va a besarte para que despiertes de un sueño profundo. Nadie va a rescatarte en liana y a mostrarte la selva, ni va a quedarse contigo en la tierra pudiendo ser un Dios griego. Nadie va a  luchar contra su bando para conservar tu forma de vida. Tampoco van a enamorarse de tí aun que no tengas voz y a hacerte un castillo al lado del mar. No vas a enamorarte de un monstruo encantado que resulta ser un bello principe. Y definitivamente nadie va a quererte disfrazada de soldado.
Pero quizas haya un Aladin que luche por mostrarte su mundo. Un principe Encantador que te vaya a buscar cuando te hayas ido. Un Felipe que luche contra su miedo por ti. Un Tarzan que te quiera en su familia. Y quizas un Hercules que prefiera tu vida a su fuerza. Un John Smith que recorra contigo hasta el mas recondito lugar. Un Eric que se enamore de tus ojos. Una Bestia que cambie su estilo de vida por ti. Y tambien puede haber un Shang Li, que te quiera exactamente tal y como eres.
Porque si, tal vez tu no eres Jasmine, ni Cenicienta, ni Aurora, ni Jane, ni Megara, ni Pocahontas, ni Ariel, ni Bella, ni Mulan. Pero eres una princesa. Y te mereces un principe en tu vida.